El primer bebé nacido en la Casa de La Guía

Hace 22 días, Marissa Montoya (colombiana, 36 años) estaba profundamente dormida, como acostumbra, cuando unos golpes en la puerta de su habitación la despertaron en mitad de la noche al grito de “¡Madre, que estamos de parto!”. Y, a partir de ese momento comenzó un trajín de preparativos, monjas y nervios que concluyó cinco horas después con una joven y su hijo recién nacido en el Hospital de Cabueñes. Un bebé que hoy es el benjamín de la Casa de Acogida para Madres Gestantes de La Guía. El primero que “nace” entre sus muros.

Marissa Montoya es la superiora de la Casa, un torbellino de mujer “enormemente feliz” al frente de este proyecto que tiene tres meses de vida junto con otras dos religiosas de la congregación Madres de los Desamparados y San José de la Montaña, a las que se suman las que dirigen el Colegio Virgen Reina. Tres monjas (colombiana, chilena y española) que llevan tres meses empeñadas en “ser madres para las madres” gracias a las catorce plazas de una vivienda recién construida y “con las puertas abiertas de par en par a cualquier joven embarazada con dificultades para que pueda sacar adelante su embarazo”.

Durante ese tiempo han acogido a cinco mujeres. Algunas con hijos y otras a pocas semanas de dar a luz. De otros países y asturianas, pero con una característica común: “No tienen trabajo ni recursos para enfrentarse al mercado laboral. Sus situaciones son muy difíciles”.

Una de ellas es Sonia -nombre ficticio-, que llegó a La Guía por consejo de una asociación pro vida y que, pese a que sus padres viven muy cerca de Gijón, no pueden hacerse cargo ni de ella ni del bebé. Porque, apenas rebasada la veintena, tiene un pequeño de diez meses “que se ha convertido en la alegría de la casa” una vez que los dos han conseguido sentirse en ella “como en una familia”. Aunque, en un primer momento, reconoce la joven, lo de ir a “una casa con monjas” no le sonó nada bien. “Hasta que las conocí. Entonces ya sí”.

Lo que Sonia encontró en la Casa de La Guía son espacios amplios y luminosos, un huerto con gallinas y un pequeño invernadero, orden y limpieza. Pero, sobre todo, un lugar en el que “las tareas se comparten y una llega donde no llegan las otras” y en las que las tres monjas-madres se esfuerzan “porque las chicas encuentren la estabilidad para poder enfrentarse a un mundo que es duro” por más que el lema personal de la superiora sea “no hacer problema donde no lo hay”.

Necesitamos de todo

Para conseguirlo, organizan talleres en los que cuentan con la colaboración de muchos. “Hay psicólogas y educadoras sociales con una calidad humana enorme que vienen gratis como voluntarias. Y nos han donado de todo, desde juguetes a un armario, porque necesitamos de todo, desde mamparas para garantizar la privacidad de las chicas a visillos o un seto, así que podemos decir que a solidaridad de los gijoneses es increíble, pero, aún así, necesitamos socios para seguir adelante con este proyecto”, defiende Marissa Montoya, de profesión maestra.

Son la forma de garantizar unos ingresos fijos, “aunque la aportación sea pequeña, porque un poquito y otro poquito hacen un muchos. Porque no son nuestros hijos, pero como si lo fueran. De todos”.

 

 

Anuncios

La casa de acogida de La Guia entra en funcionamiento

El pasado día 11 de Enero la casa de acogida para madres gestantes que regenta Ntra. Sra. de los Desamparados en Asturias, comunicaba con palabras de su directora:

“Hoy es un día histórico y emocionante, ha llegado a la Casa la primera joven embarazada que por su situación difícil ha visto una casa abierta para descansar, para cobijarse y sentirse protegida y mimada por Dios, ha encontrado no una madre sino tres, que la hemos acogido con gran cariño, y no sólo nosotras sino todo un equipo de personas llenas de esperanza que contra viento y marea defienden y aman la vida, ¡así vale la pena vivir, así vale la pena tomarnos de las manos y seguir adelante! porque a través de nosotros Dios habla y se enternece.
Queridos amigos sigamos rezando que Dios hace proezas.
Mi saludo y gratitud.
Madre Marissa”

Para ayudar en esta causa con tu donativo:
Cta. Cte. 2048 0137 11 3404002069

Datos de contacto

CASA DE ACOGIDA PARA MADRES GESTANTES NRA. SRA. DE LOS DESAMPARADOS
Avda..del Profesor Pérez Pimentel 105, del barrio de la Guía de Gijón en Asturias
Teléfonos: 985 36 33 14 y 638 12 93 01
Un proyecto regentado por la Congregación Religiosa «Madres de los Desamparados y San José de la Montaña».

Tu Regalo de Reyes entregado

¡Y los Reyes Magos llegaron puntuales a las respectivas casas!

En unas, colocaron los regalos en el comedor, en cada silla, y cuando las retiraban para sentarse se encontraban con sus bolsas o paquetes con sus nombres puestos. En otras, los regalos aguardaban en las instancias la llegada de los pequeños inquietos por abrir sus sorpresas. Y…¡¡Qué caras de satisfacción ponían!!
En alguna de las residencias era la primera vez que los Reyes habían llegado y eso les hizo una gran ilusión.

En este año de crisis en el que sí se había hablado sobre la venida de los Reyes, en algún centro se había descartado la idea de un regalo por tener otras necesidades más urgentes pendientes, como por ejemplo pagar al personal que llevaban parte de meses sin cobrar, facturas atrasadas, etc.
Pero es en momentos como estos en los que podemos comprobar que todo es posible y que la huella de un sueño no es menos real que la de una pisada. Y soñaron. Y ese sueño se hizo real y patente gracias a vuestra generosidad.

Esta fiesta tiene un encanto especial no solo para los niños sino para todos los humanos que esperan con ilusión que alguien se acuerde de ellos y les lleve un pedacito de esperanza. Tu Regalo de Reyes será siempre recordado con todo cariño y alegría.

Si has participado en la campaña de este año, recibirás un pequeño recuerdo con imágenes de los momentos vividos.

Muchas gracias por todo y muy Feliz Año 2013.

Tu Regalo de Reyes para un niño… y para un anciano

Este año, aparte de un gran número de niños a los que regalar, tenemos también un considerable número de ancianos ilusionados con Tu Regalo de Reyes.

Como es ley de vida, la población infantil sigue aumentando en todas las capas sociales, y así también la de los ancianos, debido a una mejor calidad de vida. Sin embargo con la crisis económica que padecemos, las familias con más dificultades o que menos recursos tienen en ambas poblaciones, se ven abocados a solicitar el acogimiento en algún hogar o residencia.

Y también a estos lugares llega la crisis, y dejan de percibir las ayudas privadas y públicas que les facilitan el apoyo económico tan necesario para sufragar los costes de manutención y mantenimiento que supone. Por tanto, la compra de un regalo para cada uno de los acogidos puede significar para estas casas un gasto excesivo y difícil de justificar, pero no por ello deja de ser deseable y humanamente necesario.

Tengamos presente estas realidades y ayudemos con nuestro regalo a generar ilusiones y cariño por un lado y a sufragar esos gastos necesarios por otro.

Nuestros niños de hoy, los ancianos de mañana.

Tu Regalo de Reyes 2013

Comienza la campaña Tu Regalo de Reyes 2013

Como en anteriores ocasiones, la campaña vuelve a ofrecerte la posibilidad de participar con TU solidaridad y altruismo haciendo un regalo a aquellos a los que el destino ha deparado peor suerte en la vida.

Estamos en un momento en el que solo se oye una palabra: Crisis. Esta crisis, parece tener el poder perjudicial del estancamiento, falta de optimismo, depresión, inacción… Imagínate el impacto en aquellos que peor lo pasan y el de los que se afanan por cuidarlos sin más ayuda que subvenciones y donativos.

Pero por otra parte, la crisis puede tener el poder beneficioso de hacernos despertar de la comodidad y puede servir para ayudar a otros que ni siquiera han tenido la opción de disfrutar de esa comodidad.

Estamos seguros que los pajes ya se han puesto en contacto contigo para participar en esta entrañable causa. Si no es así, ponte en contacto con ellos en su página o en @turegalodereyes.

También puedes enviarles un mensaje utilizando el campo Comentarios, más abajo.