Aunque nuestro cerebro ignora mucha información, sin duda absorbe, codifica y archiva palabras, gestos, hechos y decisiones de nuestro entorno. Y cuando esta noche cerremos los ojos, tal vez sin que nos demos cuenta, seremos un poco distintos de como nos levantamos esta mañana.
Vivir es un permanente ejercicio de interpretar la novedad. La novedad sin fin y casi sin sorpresa es uno de los grandes signos de nuestra época, que día tras día nos va moldeando opiniones, actitudes y decisiones, así va cambiando el mundo y nosotros.
Insistir en repetir a ultranza situaciones y criterios del pasado es negarse a aceptar que aquellas visiones, gestos y palabras que nos daban dicha seguridad fueron realidades que, con los días y los años, quedaron desgastadas por su permanente roce con la novedad.
Y es que cuando se queire recuperar lo que se perdió, primero es necesario asumir por qué sucedió.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s