Hoy más que nunca, su futuro en tus manos

“Su mañana es hoy”. Es decir, si hoy no tienen ayuda, no llegarán a mañana, no tendrán futuro.

Cada hora mueren más de 1.000 menores de cinco años por causas que se podrían evitar fácilmente; y cada minuto mueren 9 por la desnutrición.

Hay que tener un corazón muy duro para permanecer indiferente sabiendo que 11 millones de niños mueren cada año.

Es imprescindible una sensibilización personal y colectiva de la responsabilidad de la solidaridad y de que ésta salva vidas.

Los datos son escalofriantes. El 70% de los menores que mueren cada año fallece a causa de seis trastornos: diarrea, malaria, neumonía, infecciones neonatales, parto prematuro y falta de oxígeno al nacer. Además, la mitad de las muertes tiene su origen en la desnutrición, a veces durante generaciones, de la madre y los niños, la falta de agua limpia y la carencia de saneamiento adecuado. Es decir, causas que se podrían evitar fácilmente.

Es fundamental apoyar en la agricultura, de manera que ellos mismos produzcan alimentos para su autoabastecimiento. También, añade, facilitar agua potable y saneamiento y que se forme a las madres en cuestiones de higiene para evitar enfermedades.
Las cifras constituyen un auténtico escándalo, máxime si se tiene en cuenta que el 20% de la población mundial está disfrutando del 80% de los recursos, la explotación histórica del Sur por países y empresas del Norte y las desiguales relaciones comerciales que siguen ahogando a estos países y a sus comunidades.

No podemos quedarnos indiferentes ni cerrar los ojos, no es humano. Tenemos que ser un grito de los que no tienen voz y dar una respuesta personal y colectiva. Con crisis o sin ella. Es cierto que la crisis nos afecta también aquí y hay pobreza, pero a los países empobrecidos aún más.
PMo se trata de dar sólo de lo que nos sobra, sino lo que es justo; lo que tenemos sigue siendo demasiado en comparación con lo que a ellos les falta.

Gracias a Elena y Maite

Anuncios