Adolescentes en la red

Uno de cada tres adolescentes contacta con desconocidos a través de
internet, de forma mayoritaria en las redes sociales. Sin embargo, un 30%
dice estar preocupado por este mismo hecho, ya que lo califica de ‘actitud
de riesgo’. Por distribución territorial, los jóvenes catalanes son los más
atrevidos a la hora de contactar con desconocidos (50%) y los valencianos
son los más precavidos.
Tanto padres como hijos perciben el contactar con gente desconocida como la
principal amenaza de la red para los jóvenes, seguido por el ser afectado
por virus y por sufrir pérdidas de información de algún tipo. Las chicas son
un poco más atrevidas a la hora de aceptar contactos no conocidos (68%),
aunque la diferencia es sólo de un punto porcentual con los varones (87%).
Éstas son algunas de las conclusiones extraídas de la encuesta realizada por
Panda Security entre enero y mayo de 2010, con una muestra de 2.510 adultos
y 2.000 menores. El estudio sondeó a padres con hijos con edades
comprendidas entre los ocho y los 18 años y a jóvenes de 10 a 20 años.
El 99% de los jóvenes encuestados, entre 10 y 20 años, afirman utilizar
alguna de las redes sociales más populares. Por su parte, sólo el 47% de los
padres tiene conocimiento de que sus hijos formen parte de estos sitios de
encuentro en la red, pero en muchos casos desconocen a cuál pertenecen y
cuáles son sus perfiles.
La sensación de seguridad es generalizada, tanto para padres (el 72% afirma
saber cómo estar protegido) como para menores (el 83% afirma sentirse seguro
en la red). Sólo el 44% afirma haber sido enseñado sobre cómo utilizar
internet de forma segura, lo que contrasta con las afirmaciones de los
padres, ya que el 79% dice haber hablado de seguridad con sus hijos.
Las principales preocupaciones de los padres es que sus hijos se pongan en
contacto con desconocidos en la red (39%), que accedan a información
inapropiada (37%) y que puedan sufrir ciberbulling (22%).
Los media de conexión a internet de los menores es de tres veces a la
semana. De manera principal, utilizan las redes sociales, aunque también le
sigue de cerca la búsqueda de información para hacer los deberes, chatear,
leer información y chequear el correo electrónico. Los jóvenes, por su
parte, se conectan todos los días para chatear y contactar con gente en la
red.
Los autores de la encuesta admiten que las redes sociales están cada vez más
de moda, son divertidas y suponen una herramienta de socialización. Pero
entraña una serie de riesgos que no se pueden ignorar. Por ejemplo, la
privacidad e integridad, que depende de la concienciación y educación en
seguridad de los menores.
También la seguridad, porque gracias a su popularidad, las redes sociales se
han convertido en blanco de los hackers, que pueden atacarlas de dos
maneras: utilizándolas para distribuir sus creaciones o hackeando las bases
de datos y aprovechando vulnerabilidades de las propias plataformas para la
obtención de datos privados y su posterior explotación.
La suplantación de identidad es otros de los riesgos que se corren, sin
olvidar que se está exponiendo la vida privada en la red y se pueden poner
los datos personales al descubierto.

Octubre, 2010

Adolescentes en la red

Uno de cada tres adolescentes contacta con desconocidos a través de internet, de forma mayoritaria en las redes sociales. Sin embargo, un 30%
dice estar preocupado por este mismo hecho, ya que lo califica de ‘actitud
de riesgo’. Por distribución territorial, los jóvenes catalanes son los más
atrevidos a la hora de contactar con desconocidos (50%) y los valencianos
son los más precavidos.
Tanto padres como hijos perciben el contactar con gente desconocida como la
principal amenaza de la red para los jóvenes, seguido por el ser afectado
por virus y por sufrir pérdidas de información de algún tipo. Las chicas son
un poco más atrevidas a la hora de aceptar contactos no conocidos (68%),
aunque la diferencia es sólo de un punto porcentual con los varones (87%).
Éstas son algunas de las conclusiones extraídas de la encuesta realizada por
Panda Security entre enero y mayo de 2010, con una muestra de 2.510 adultos
y 2.000 menores. El estudio sondeó a padres con hijos con edades
comprendidas entre los ocho y los 18 años y a jóvenes de 10 a 20 años.
El 99% de los jóvenes encuestados, entre 10 y 20 años, afirman utilizar
alguna de las redes sociales más populares. Por su parte, sólo el 47% de los
padres tiene conocimiento de que sus hijos formen parte de estos sitios de
encuentro en la red, pero en muchos casos desconocen a cuál pertenecen y
cuáles son sus perfiles.
La sensación de seguridad es generalizada, tanto para padres (el 72% afirma
saber cómo estar protegido) como para menores (el 83% afirma sentirse seguro
en la red). Sólo el 44% afirma haber sido enseñado sobre cómo utilizar
internet de forma segura, lo que contrasta con las afirmaciones de los
padres, ya que el 79% dice haber hablado de seguridad con sus hijos.
Las principales preocupaciones de los padres es que sus hijos se pongan en
contacto con desconocidos en la red (39%), que accedan a información
inapropiada (37%) y que puedan sufrir ciberbulling (22%).
Los media de conexión a internet de los menores es de tres veces a la
semana. De manera principal, utilizan las redes sociales, aunque también le
sigue de cerca la búsqueda de información para hacer los deberes, chatear,
leer información y chequear el correo electrónico. Los jóvenes, por su
parte, se conectan todos los días para chatear y contactar con gente en la
red.
Los autores de la encuesta admiten que las redes sociales están cada vez más
de moda, son divertidas y suponen una herramienta de socialización. Pero
entraña una serie de riesgos que no se pueden ignorar. Por ejemplo, la
privacidad e integridad, que depende de la concienciación y educación en
seguridad de los menores.
También la seguridad, porque gracias a su popularidad, las redes sociales se
han convertido en blanco de los hackers, que pueden atacarlas de dos
maneras: utilizándolas para distribuir sus creaciones o hackeando las bases
de datos y aprovechando vulnerabilidades de las propias plataformas para la
obtención de datos privados y su posterior explotación.
La suplantación de identidad es otros de los riesgos que se corren, sin
olvidar que se está exponiendo la vida privada en la red y se pueden poner
los datos personales al descubierto.


Oct-2010

El VIH es más antiguo de lo que suponemos

Un ancestro del VIH que infecta a los monos es bien antiguo, lo que sugiere que el virus podría ser más difícil de derrotar

El virus de la inmunodeficiencia simia, o VIS, tiene al menos entre 32.000 y 75.000 años de antigüedad, y probablemente es aún más antiguo, según un análisis genético de cepas de VIS únicas, encontradas en monos en la Isla de Bioko, que fue en el pasado una península que se separó de África después de la era glacial, hace más de 10.000 años.

La investigación pone en entredicho las conclusiones de análisis previos que estimaron la edad del virus en sólo algunos centenares de años.

Los resultados del estudio, dirigido por Michael Worobey de la Universidad de Arizona, y Preston Marx de la Universidad de Tulane, tienen implicaciones para el VIH. El VIS, a diferencia del VIH, no causa SIDA en la mayoría de los receptores primates. Si tuvieron que transcurrir miles de años para que el VIS evolucionase a un estado mayormente no letal, probablemente deberá pasar también mucho tiempo antes de que el VIH siga de modo natural el mismo camino.

El estudio también plantea una pregunta sobre el origen del VIH que, según creen los científicos, se desarrolló a partir del VIS. Si los humanos hemos estado expuestos a monos infectados por VIS durante miles de años, ¿por qué la epidemia del VIH no comenzó hasta el siglo XX?

“Algo ocurrió en el siglo XX para convertir a este virus relativamente benigno del mono, en algo mucho más potente y capaz de causar epidemias. No sabemos cuál fue la causa, pero tiene que existir una”, explica Marx.

Scitech News

Las familias mumerosas celebran el apoyo político a la cotización por hijos

Los grupos de PP, PNV y ERC-IU-ICV en la Comisión del Pacto de Toledo han apoyado una propuesta de CIU para que se coticen los hijos, como años trabajados, tal y como planteó hace meses la Federación Española de Familias Numerosas. Los grupos, que estudian la medida, proponen seguir el modelo de Francia comenzando por aplicarla en mujeres con 3 ó más hijos y computar dos años por cada uno de ellos.

La Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) ha recibido con gran satisfacción el respaldo de los grupos políticos a la demanda de “cotización demográfica”, que planteó esta entidad hace unos meses ante la Comisión del Pacto de Toledo, con objeto de reconocer a quienes están aportando futuros cotizantes al sistema.

La petición de la FEFN, resumida en el lema “Más hijos, más pensión”, fue recogida por CIU en una iniciativa que ha sido apoyada por PP, PNV y ERC-IU-ICV, mientras el PSOE también se muestra a favor, pero mantiene una postura de cautela sobre el desarrollo de la medida.

La idea es acabar con la penalización laboral y económica que conlleva la maternidad/paternidad; “sería un reconocimiento a las personas –fundamentalmente mujeres- que interrumpen su trayectoria laboral por cuidado de hijos, teniendo en cuenta que esos hijos se aportan al conjunto de la sociedad y son los que van a cotizar y mejorar la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones”, explica la Presidenta de la Federación de Familias Numerosas, Eva Holgado.

La propuesta presentada por CIU, vista ayer en la Comisión del Pacto de Toledo pero aún pendiente de concretar, reconoce el esfuerzo o renuncia laboral o profesional que en distinta medida supone para una mujer el tener hijos, y el hecho de que este esfuerzo personal redunde en beneficio de toda la sociedad, ya que aporta cotizantes al sistema; máxime en un momento de debilidad del sistema de pensiones debido al envejecimiento de la población.
Por ello, CIU, PP, PNV y ERC-IU-ICV consideran adecuado que si una mujer no ha cotizado los 15 años que se exigen como mínimo para poder cobrar pensión contributiva, por cada hijo que tenga, se le compute un tiempo como cotizado. Proponen seguir el modelo de Francia, que computa 2 años por cada hijo, y lo aplica a mujeres con un mínimo de 3 hijos.

El apoyo político a la demanda de la Federación Española de Familias Numerosas ha sido casi unánime, ya que de momento ha sido respaldada de forma explícita por los grupos mencionados, mientras el PSOE no ha manifestado su oposición, pero considera que habría que hacer un estudio sobre el coste de la medida.

La FEFN confía en que la medida prospere y sea una realidad en breve, para dar una mayor protección laboral y social a las mujeres a la hora de tener hijos, y se reconozca a la vez la aportación de las familias numerosas en un país cuyo índice de fertilidad no llega al 1,5 y tiene una tasa de dependencia que va camino de duplicarse.

Requiem por Paul

Celebramos hace poco el día de oración por los difuntos, por lo que a nadie le debería extrañar el siguiente epitafio que apareció en los periódicos: “Era muy querido, lo vamos a extrañar, entusiasmó a gente de todos los continentes”.

El hecho de ser muy querido y de ser extrañado de alguna manera podemos decir que es relativamente normal o al menos frecuentemente expresado por aquellos que hablan o comentan de los recientemente fallecidos. Quizás llama más la atención eso de “entusiasmó a gente de todos los continentes” pues en este mundo de la globalidad nos hace referencia a un personaje de talla internacional y que además consiguió despertar no sólo las simpatías, o el aprecio sino el entusiasmo, sentimiento que es difícil alcanzar y más aún de que perdure en un ámbito mundial.

Pues bien, no estamos hablando de ningún gran científico que haya obtenido el premio Nobel o cualquier otro galardón internacional. Tampoco estamos hablando de un magnífico pintor, ni escultor, ni arquitecto, ni músico, ni literato, ni político, ni personaje religioso, ni siquiera hablamos de un gran hombre de paz. Sin embargo, ésta fue la frase que le salió del corazón a Stefan Porwoll, cuidador del difunto cefalópodo Paul, que se hizo célebre por sus acertadas predicciones sobre los resultados del último campeonato mundial de fútbol.

Resulta chocante ciertamente la notoriedad alcanzada por el famoso pulpo. Incluso a aquellos que renegaban del fútbol, a tantas mujeres hartas de ver a sus maridos con la cara con forma de balón, a muchas de esas les aseguro que les hizo su gracia la cosilla de ver un bicho que acertaba todos los resultados del mundial de fútbol. Curiosidad, y simpatía que se fue convirtiendo en ansiedad a medida que la selección española iba superando fases hasta llegar a esa terrible final contra aquellos hijos de Flandes a los que mayoritariamente queríamos volver a hincar la pica en su costado. Fue entonces, en esos días estivales de julio cuando el país se paralizó. Cuando las radios echaban humo, las páginas de internet eran continuamente consultadas, las televisiones encendidas y la pregunta en la boca de muchos: ¿Quién ha dicho Paul que ganará la final? La tensión era insoportable, hasta que por fin tuvimos fumata blanca: Paul ha hecho su predicción y, más aún, sus tentáculos viscosos se han posado sobre la urna acuática decorada con la bandera española.

El grito de júbilo se escapó de miles de gargantas: ¡¡¡ganamos el mundial!! Poco importan los entrenamientos, el juego desplegado, las tácticas, las bajas en uno o en otro equipo, las estadísticas mostradas, el estado del terreno de juego o la fuerza física o moral de uno u otro equipo. Paul ha hablado y España va a ganar. ¡Puf, podemos respirar! Sólo quedaba ya descansar unas horas y ver con más o menos ganas la final del mundial. Poco importa el espectáculo pues las cartas están echadas.

En fin, el final ya lo sabemos: las predicciones se cumplieron y gritos de júbilo recorrieron la Península Ibérica y la bandera de España ondeó con la gloria y la profusión de antaño. Paul adquirió rango de semi-dios. Los zoos y acuarios hacían ofertas millonarias a sus dueños para comprarlo. Su perfil marino ilustró y quedó grabado en banderas, camisetas y todo tipo de objetos.

Pues bien, la fama, una vez más resultó efímera y la gloria pasada fue gloria vana que se deshizo como la arena del mar que un día hizo de cuna del joven cefalópodo. Un inolvidable 26 de octubre Paul dejó su vida en la tierra, o mejor dicho en el agua del mar, para dejar paso a la leyenda.

La historia de Paul es una historia para el cine pues aúna en sí los sentimientos más básicos del ser humano: la emoción, el suspense, el sufrimiento, el júbilo y la alegría desbordada.

Ojalá que seamos capaces de mirar con tan sólo un poquito del interés que pusimos en Paul, a tantas personas que caminan a nuestro lado en esta aventura que es la vida. Son personas normales. Muchas nos regalan cada día sus sonrisas, sus gestos de saludo, sus detalles de afecto, sus dones compartidos con nosotros. Quizás ni nos fijamos en ellas porque no salen en la tele, quizás nos acostumbramos a recibir de ellas muchas cosas buenas, pero ni nos percatamos de que este mundo sería mucho más triste, mucho más oscuro, mucho más duro sin su presencia. Ellos nos han repartido una gota de amor, ese extraño líquido que si está empapado en Dios, es el único que calma la sed.

A ellos, a esos conocidos desconocidos, a esos que parecen personajes secundarios en el teatro de nuestra vida, a esos que nos han precedido en el sueño eterno, mi agradecimiento y mi réquiem de amor.

Gracias Javier