Hijos e internet

Hace unos días se publicó la noticia de que agentes de la Guardia Civil de Cádiz detuvieron a un joven de 33 años que supuestamente violó a una menor de edad a la que conoció en internet y a la que coaccionó a través de una conocida red social.

La víctima acudió en aquellas fechas a un cuartel de la Guardia Civil para denunciar que había sufrido una agresión sexual consumada por parte de un hombre, vecino de Chiclana de la Frontera, al que había conocido a través de una red social y con el que había mantenido correspondencia por correo electrónico. Según explicaron en el Instituto Armado, el presunto agresor logró ganarse su confianza y obtuvo información sobre la vida privada de la chica. Entre otras cosas, datos «comprometedores» sobre vivencias personales que le había facilitado la chica.

Con esta información en su poder, el hombre empezó a chantajearla con el objetivo de conseguir una cita con ella, a lo que la menor acabó accediendo. Una vez juntos, ambos se desplazaron en el vehículo de él hasta una zona despoblada, donde volvió a amenazarla con divulgar los datos que tenía entre personas de su entorno si no accedía a sus pretensiones. La menor llegó a oponerse y el hombre la abofeteó. Tras consumarse la agresión sexual, la chica denunció lo sucedido y un equipo de la Guardia Civil se hizo cargo de la investigación, aplicándole a la víctima el protocolo de actuación en casos de agresión sexual

Habría que enseñar a nuestros hijos es que las redes sociales están para hacer un buen uso de ellas y que no es el medio para dejar datoscon el que puedan chantajearles para lograr un propósito desconocido. Deben comprender que no se pueden facilitar datos personales a nadie en internet, porque no saben con quién están hablando realmente.

Anuncios

El país donde estaba prohibido nacer

El país donde estaba prohibido nacer, una crónica en el año 2107

Había un país donde, a pesar de tener condenada su riqueza futura por la falta de nacimientos, estaba prohibido nacer. Se llamaba España y su población autóctona quedó prácticamente extinguida en la segunda mitad del siglo XXI. No fue ninguna sorpresa porque la inercia del movimiento demográfico es muy grande. Fue la noticia de una extinción anticipada, pero se empecinaron en pelearse por muchos motivos, aunque olvidaron el fundamental: sin niños no hay paraíso, tampoco en la tierra.

Los españoles tenían una de las tasas de fecundidad más bajas del mundo. Se situaba en torno al 1,1, cuando para mantener la población equilibrada se necesitaba casi el doble, el 2,1. Durante una temporada se engañaron estadísticamente –hecho bastante frecuente- porque una fuerte oleada inmigratoria, que se detuvo primero por la crisis y después por los largos años de estancamiento económico, les inducía a creer que había rebrotado algo la natalidad aunque el conjunto de autóctonas más las venidas de fuera estaba en el 1,4. En realidad, las inmigrantes latinoamericanas y especialmente musulmanas que tenían muchos hijos eran quienes habían empujado un alza insuficiente y transitoria.

En esta caída de la natalidad influían muchos factores: la tardía edad en que se casaban, el trabajo de la mujer fuera de casa y la persecución empresarial que sufrían las embarazadas, la ausencia de una legislación integral favorable a la maternidad, y también el descenso de la práctica religiosa.

En el grupo de población de mujeres agnósticas y ateas los hijos no llegaban ni a un hijo  por cada mujer fértil, el 0,9; mientras que las católicas practicantes, sin alcanzar todavía al objetivo del equilibrio demográfico, estaban más cerca. Era extraño que el país con mayor problema demográfico de Europa fuera el que menos recursos aportaba –y además con diferencia- para ayudar a las familias con hijos. La legislación era tan salvaje que una mujer embarazada, soltera o casada, sin recursos económicos que deseara tener a su hijo no podía acogerse a ninguna ayuda pública (en algún territorio como el llamado Comunidad Valenciana parece que si existían algunos apoyos). Por el contrario, el aborto les salía casi gratuito en una clínica privada y gratis total en la sanidad pública. Todo estaba pensado para evitar los nacimientos.

Los políticos y técnicos sabían que la caída de la población a plazo fijo comportaba el hundimiento del PIB. La Societe General, una entidad financiera nada sospechosa de filantropía, en un estudio realizado a principios del siglo XXI, determinó que en el 2040 los españoles serían un 27% más pobres que en el 2005 debido a su baja natalidad. A los gobernantes de aquel tiempo, la ahora vituperada generación Zapatero, el ‘arrasador’, y a los grandes líderes sociales empresariales y mediáticos, no parecía importarles este tipo de datos. También sabían que la base del estado del bienestar, el sistema público de pensiones era insostenible, precisamente por la misma causa de falta de niños, asunto que empeoró con  la aguda crisis que vivieron en el período 2008-2010, y el estancamiento que la siguió. La quiebra de la llamada Seguridad Social se anticipó una decena de años. El resultado condenaba a la gente joven a un futuro de pobreza, ausencia de seguridad económica y a pagar la deuda elevadísima generada por sus padres y abuelos. Pero lo más curioso del caso es que una mayoría de estos mismos jóvenes condenados de antemano a vivir muy mal, aplaudían las medidas que les condenaban.

El aborto se fue convirtiendo en un factor determinante en la caída demográfica a inicios del siglo XXI, representando ya uno de cada cinco nacimientos. A inicios de la segunda década, la cifra ya representaba uno de cada cuatro, y después ya era uno de cada tres. Fue una hecatombe provocada y deseada.

La mala ley

La situación empeoró con una ley que permitía abortar con total libertad en cualquier momento del embarazo, con diversos artilugios legales. Lo peor de la anterior situación, el fraude sistemático que cometían las clínicas privadas, se legalizó. España era el único país de Occidente donde se despenalizó totalmente el aborto y se implantó, como en los años 30 en otros lugares de Europa de ingrato recuerdo y después en la Alemania nazi, la práctica sistemática del aborto eugenésico. Se dedicaron más recursos públicos para que abortar fuera gratuito y siguieron sin dedicar ni un euro adicional a ayudar a las familias que querían tener hijos.

También se implantó a partir de los 11 años la llamada educación sexual, que en realidad consistía en explicarles como convertir la relación sexual en un deporte de contacto y que abortar no era nada. Una de las ideólogas del régimen, según textos recogidos, era una intelectual con un gran  conocimiento del arte andaluz, y de unas llamadas ‘cajas de ahorro’ que debía ser un adminículo que no ha dejado huella, donde por lo visto ocupó lugares de magna importancia, bajo el titulo de ‘becaria’. Todo  según los fragmentos de textos oficiales. Esta gran pensadora  definió la importancia del aborto. “Es como ponerse tetas”. Se llamaba líder Bibiana Aído, y su escultura y culto fue pasado a fuego en el periodo de la ‘Gran Devastación’. Con este bagaje se enfocó la educación sexual de niños y niñas, complementada por la introducción a la teoría del género, que consistía en enseñarles a que aprendieran a saber si eran niños, niñas o qué. También les contaban cuentos donde el príncipe besaba a otro príncipe dormido, éste se despertaba, se casaban y eran felices.

Asimismo, se introdujo como obligatorio en la medicina, el estudio y práctica del aborto. Quien no se hubiera familiarizado y lo hubiera practicado se quedaba sin el título de médico. La objeción de conciencia, que la Constitución de entonces reconocía, se limitaba al máximo, de manera que el anestesista, por ejemplo, no podía objetar, sólo el médico o la enfermera, y estos pasaban a engrosar un registro público de objetores. Ahí se acababa su carrera profesional en la sanidad pública.

Lo más curioso de la historia de esta extraña sociedad es que sus jueces magnos se habían reunido años antes en un foro llamado Tribunal Constitucional estableciendo que el nasciturus era un bien jurídico protegido, que el Estado debía de velar por su protección y que los derechos de la madre no podían imponerse al de la vida del hijo. Seguramente deben faltar otras sentencias de los augures judiciales porque si no no se explica como podían hacer una ley tan contraria a lo establecido por los magistrados máximos.

Se invirtieron cientos de millones de euros en anticonceptivos de todo tipo, incluidos los abortivos, que se repartieron a espuertas sin ningún tipo de control médico. El resultado sobre la salud de las mujeres fue trágico. Un 15% de la población femenina fue víctima de anomalías graves; otro 40% sufrió de síndrome post-aborto, una forma específica de síndrome traumático; y un 15% arrastró graves problemas de salud mental a lo largo de su vida. Todo esto estimuló todavía más la idea de que lo bueno era no tener hijos.

Se observó que en relación a sus madres la esperanza de vida disminuyó, y en relación a sus abuelas se estancó. Claro que también influyó que las mujeres en España, según la llamada OCDE en su estudio 2009, se emborrachaban (sic) y fumaban más que los hombres. Era otra especificidad española.

El primer grupo cultural en extinguirse fue uno que ya era pequeño a inicios del 2000, el llamado Pueblo Vasco. Es curioso, porque a pesar de su debilidad demográfica fueron muy empecinados en mantener su especificidad, pero el aborto y la baja natalidad por otras causas los dejaron reducidos a la mínima expresión en el año 2030, algunos caseríos de interesantes caracteres antropológicos. Lo que investigan los historiadores es el por qué sus diputados en el parlamento, los que se llamaban PNV, votaron en bloque a favor de la ley que prohibía nacer, que se aprobó en el año VI de la era Zapatero, es decir en 2010, llamada Ley Orgánica sobre Salud Reproductiva y muchas cosas más. En algunos textos se dice que fue a cambio de un plato de lentejas, pero no queda claro el significado de tal expresión ¿cómo podían cambiar lentejas por la continuidad de su propio pueblo quienes se decían únicos defensores del mismo?

Los catalanes, que eran más, prolongaron un poco su presencia demográfica, pero culturalmente se puede decir que dejaron de existir en el 2025. La nueva cultura surgió de los grandes grupos latinoamericanos, rumanos y, con un papel cada vez más hegemónico, los musulmanes. De la lengua catalana quedaban vestigios hablados por la población mayor de 65 años, que utilizaba continuamente la expresión ‘Renaixença’ para referirse a un pasado quizás mítico que surgió en el siglo XIX. Pero lo acaecido en los tiempos de la Gran Desolación, especialmente dura en los campos cataláunicos, ha destruido la mayoría de documentos históricos.

Ninguno de los grandes hombres de la sociedad española, los más ricos y poderosos que eran amos de cosas que se llamaban CEOE, Banco de Santander, BBVA, la élite económica, nunca levantó la voz ante la ley que impedía nacer. Algunos historiadores lo consideran lógico porque dicen que tales ilustres patricios nunca contaban personas, sólo euros.

Año 47 después de la Gran Desolación y 2107 del Nacimiento de Jesucristo.

(J.Miró)

En defensa de la dignidad humana desde el momento de la concepción

Hay momentos en la Historia en que las alarmas se disparan y la sociedad muestra unánime su rechazo ante situaciones que sobrepasan los límites de lo tolerable. Esta vez han bastado tres palabras fetos, trituradora y desagüe, para que así sucediera. Pero lo que importa señalar es que más allá del feto descuartizado, la alcantarilla, el fraude del certificado médico… late el verdadero problema: se sacrifican vidas humanas al amparo de una ley cuya reiterada denuncia ha caído en la fosa de lo políticamente incorrecto.

Abundan en los medios de comunicación expresiones aceptando la ley condicionada, únicamente, a trámites de índole menor: ¡Si no hubiera fallos en los controles de las clínicas! ¡Si se cumpliera la normativa de sanidad mortuoria! ¡Si hubiera información de alternativas al aborto! ¿Cómo puede haber quien dice que el problema no es de reforma legislativa, sino de investigación y de mejorar los controles previos al aborto?

Cumplidos todos los requisitos, la ley más permisiva de Europa causante del dramático turismo abortivo, seguiría siendo reprobable moral y jurídicamente. Porqué despenalizado o no, el aborto es un delito que está en el Código Penal, que en su versión anterior, vigente hasta 1985, aparecía tipificado en los Delitos contra las personas. Ahora está en el Titulo II, Del aborto, cambio que ha permitido la temeraria discusión de si el nasciturus era o no persona, para aminorar en la conciencia el efecto de su destrucción.

Dos errores han permitido la promulgación de esta ley:

1º El engañoso mensaje de que el hijo es una parte del cuerpo de la mujer al que ella tiene derecho a eliminar. La embriología y la fisiología descartan, totalmente, este supuesto que sigue circulando aunque nadie crea seriamente en él desde que existen las ecografías. Aunque el lenguaje convenientemente manipulado haya calado en el subconsciente colectivo, y los mensajes subliminales se hayan apoderado de nuestro pensamiento, el aborto ni es interrupción del embarazo, ni puede ser ético, ni terapéutico, ni eugenésico.

2º El Código admite, como causa de despenalización, que sea necesario para evitar un grave peligro para la vida o salud física de la madre. Éste supuesto no plantea ningún reparo ético ni moral. Ejemplo: una enferma de cáncer que necesita para curar su dolencia, que se le proporcionen sesiones de radioterapia cuyos efectos pueden destruir la vida del feto. Sin embargo “para evitar un grave peligro para la vida o la salud psíquica de la embarazada” no tiene ninguna justificación. Mucho menos en criaturas que por lo avanzado de la gestación pueden ya continuar su desarrollo fuera del vientre de su madre. El embarazo, en sí mismo, no supone peligro grave para la salud psíquica de una mujer y menos para su vida. Grave, en psiquiatría es la esquizofrenia, la psicosis bipolar, el trastorno border line de la personalidad o el trastorno neurológico grave que afecta a la conducta. Cualquiera de estas enfermedades requiere una base patológica anterior al embarazo, y, son tan graves que impiden prestar el consentimiento expreso de la embarazada, que exige la ley. Este dato hay que tenerlo muy en cuenta, porque entraña contradicción que se exija el consentimiento de una persona privada de la capacidad para prestarlo; prueba evidente de que todo esto no es más que una patraña, como los últimos acontecimientos han demostrado.

Las clínicas denunciadas han utilizado falazmente “la salud psíquica” para delinquir y enriquecerse con los abortos. Pero, no vale confundirse, ya que por muy de acuerdo con la legalidad que actuaran clínicas y psiquiatras, esta cláusula es absolutamente inadmisible, porque carece de legitimidad. Con el agravante de que la destrucción del hijo no sólo no mejoraría la enfermedad de la mujer sino que afectaría negativamente en su estado emocional por el síndrome post aborto.

Para que una ley sea justa no solo tiene que estar de acuerdo con la legalidad, es necesario que se fundamente en unos valores y principios que la legitimen, sin ellos no será una verdadera ley. No se puede dar la espalda a la realidad, la biología nos dice que a partir de la unión de los gametos de los padres se constituye un nuevo individuo, un ser que dirige su propio desarrollo, con identidad propia e irrepetible. El feto es un individuo de nuestra especie que tiene dignidad ontológica inherente a su índole y condición, y merece el respeto a su derecho a la vida.

Dolores Vila-Coro