Operación cardiológica II

Después de las pruebas específicas, los médicos han comprobado que existe líquido en el cerebro, lo que hace que la cabeza del pequeño Patrick se encuentre deformada en su parte superior.

Un número indeterminado de tubos conectan su cuerpecito con una suerte de máquinas.
El último diagnóstico indica que es probable que una vez retiren la asistencia mecánica, el cerebro del niño, o una parte, no sea capaz de realizar sus funciones…

La madre, una mujer llena de coraje con una sonrisa blanca que contrasta con su piel oscura y brillante, me cuenta que en su país no le habían detectado el problema del cerebro. Los últimos resultados son de todo menos esperanzadores, sin embargo ella mantiene su fe con una entereza encomiable.

Espero que el ángel de la guarda proporcione a Patrick los sueños más hermosos y mantenga el dolor alejado de su cuerpo.

Anuncios