Han traído hace dos días al pequeño de dos años y medio (no desvelaré su nombre, de momento) a operar de una afección de corazón en el hospital Gregorio Marañón.
Viene de un lugar en Kenia, un lugar donde los medios no son suficientes para recuperar la salud de este pequeño que pesa tan sólo 9 kilogramos.

Ingresó con fiebre alta. El médico ha diagnosticado sangre en el pulmón y se encuentra entubado en la UCI. La operación cardiológica no es posible ahora. Lo importante es recuperarle.

Es Domingo, 15 de noviembre. La esperanza se mantiene. Su madre y la misionera que se ha desvelado por traerle a operar a Madrid, le acompañan. Después de conseguir el dinero para el traslado y las interminables discusiones con las autoridades, han podido ver cumplido su objetivo: operarle con los medios y la experiencia necesaria.
Ahora queda su sueño de verle sano y feliz pero una nueva barrera se interpone entre la vida y la enfermedad de este niño.
La misionera y su madre, ambas, viven apegadas a su fé y dispuestas a seguir luchando. Están seguras de que el chiquitín está en manos de Dios.

Hoy tan sólo podemos pedir tu oración por él.
Gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s